El final del Título 42 puede estar a la vista. Buen viaje.

Title 42’s End May Be in Sight. Good Riddance.

Más de dos años y medio después de su creación, la política de “salud pública” se conoció como Dirección 42 Es posible que finalmente estés casi listo. El lunes, una coalición de estados encabezada por el Partido Republicano Enviado Una moción final a la Corte Suprema pidiendo a los jueces que detengan una orden judicial de un juez federal en Washington, D.C. que anuló la política. Si falla el Avemaría, ha fallado el Ministerio de Justicia Solicitado La Corte Suprema está dejando que la Sección 42 expire el 29 de diciembre, antes del Año Nuevo.

Cerrar el Título 42 es la idea correcta. Desde marzo de 2020, cuando comenzó la política, ha fracasado estrepitosamente en todos los propósitos que la gente le ha dado. Los expertos en salud pública están de acuerdo; El Título 42 no nos protegió del COVID—19. Y cuando se trata de la gestión de fronteras, el Título 42 es excepcionalmente contraproducente. Para el primer año de usoLos temores en la frontera aumentaron todos los meses, alcanzando su punto máximo en mayo de 2021.

Aunque el Título 42 otorga a los agentes de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) de EE. UU. una capacidad sin precedentes para devolver rápidamente a los inmigrantes a México, las preocupaciones en la frontera aún se encuentran en niveles récord. Para los solicitantes de asilo, esta política ha cerrado los puertos de entrada durante años, obligando a muchos a cruzar fronteras en otros lugares y entregarse a los guardias fronterizos.

Cuando comenzó el Título 42, Estados Unidos negoció un acuerdo que permitía a la CBP expulsar a mexicanos, guatemaltecos, hondureños y salvadoreños de regreso a México. Todas las demás nacionalidades solo pueden ser expulsadas si otro país está dispuesto a aceptarlas. El efecto de este trato fue dividir a los inmigrantes que llegaban a la frontera en dos campos. Los que estaban sujetos al Título 42 y los que efectivamente estaban exentos por razón de su nacionalidad.

Para aquellos inmigrantes sujetos a expulsiones del Título 42, la política no fue una barrera. Bajo el Título 42, los inmigrantes que no tengan la intención de buscar asilo pueden cruzar la frontera repetidamente, sabiendo que el resultado más probable de un intento fallido de cruce será una breve expulsión del Título 42 a México y la oportunidad de volver a intentarlo al día siguiente. Para fines de 2022, la Patrulla Fronteriza había atrapado a personas más de 1,25 millones de veces en su segundo intento fallido de cruzar o más.

Por supuesto, algunas personas que estaban sujetas al Título 42 no pudieron transitar nuevamente o esperar en México de manera segura hasta que se levantara el Título 42. Algunos, incluidos miles de inmigrantes haitianos, fueron expulsados ​​​​de regreso a sus países de origen. y sus defensores Documentando más de 13.000 accidentes de daño a los inmigrantes expulsados ​​bajo el Título 42 desde el inicio de la política.

Para los inmigrantes no sujetos al Título 42, el efecto de la política fue negar el acceso al asilo en los puertos de entrada. Esto significaba que los migrantes que querían iniciar los procedimientos de asilo no tenían más remedio que cruzar la frontera entre los puertos de entrada y entregarse a los guardias fronterizos, lo que provocó un mayor número de arrestos. Con la llegada de más inmigrantes de países que México no estaba de acuerdo en aceptar bajo el Título 42, esto creó la percepción entre muchos inmigrantes de que Solo La forma de acceder al proceso de asilo es cruzar las fronteras entre los puertos de entrada.

Si los estados que desafían el fin del Título 42 se salen con la suya, estamos atrapados en un sistema que hace que la situación en la frontera sea exponencialmente más difícil de manejar. Restaurar la ley de inmigración normal no significa abrir fronteras. Eso significa volver a gran parte del mismo sistema de aplicación de la ley de inmigración que ha estado vigente durante los últimos 25 años, incluidas sanciones mucho más severas para los transeúntes repetidos que probablemente eventualmente reducirán los cruces fronterizos totales.

Aunque revertir la política de la era de Trump puede conducir a un aumento temporal en el número de migrantes que buscan asilo en la frontera, la muerte de la política representaría la mayor oportunidad que ha tenido Estados Unidos en años para abordar los problemas de larga data de nuestra sistema humano proteccion. Esto incluye aumentar los recursos para los puertos de entrada para alentar a los solicitantes a buscar protección allí. También significa invertir más en la acogida humanitaria para que los migrantes no terminen durmiendo en las calles. Y el Congreso ya comenzó a respaldar eso, con una inversión de $800 millones incluida en el acuerdo presupuestario general que creará un nuevo programa para brindar ayuda a los gobiernos estatales y locales y las ONG. Pero hay mucho más por hacer.

El Título 42 es un vendaje sucio colocado en un sistema de protección humano roto. Si alguna vez queremos arreglarlo, tenemos que quitarnos el vendaje y empezar de nuevo.

Archivado en: Título 42

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *